de la nada a la esperanza

José Marcelino: “El mundo está en crisis y lo estará siempre”

El escritor José Marcelino Román Muñoz (1966, Colombia) ha publicado su nuevo libro en versión digital, De la nada a la esperanza. Disponible en Amazon, Apple, Google Play, Kobo y Barnes and Noble. Ahora, cuando la filosofía no da respuestas, cuando la religión crea dudas… ha llegado el momento de pensar de otra forma distinta, de encontrar nuevas formas de meditación.

 
1. El título de su libro es De la nada a la esperanza, un título muy explícito que adelanta al lector qué puede encontrar en su obra. ¿Qué ideas encierra su libro?
Este es un libro de meditación, una meditación llevada más allá de las fronteras de lo convencional. Un libro para los que buscan más, para los que no encuentran lo que buscan en la literatura tradicional, llámese autoayuda, espiritualidad, filosofía o religión. Es una confrontación existencial desde la Ciencia Existencial hacia la Lozanía, el gran reto impuesto por la evolución. Esta nueva manera de meditación se refiere a un ejercicio mental que depura el pensamiento, una especie de ecología aplicada al individuo que fortalece a la persona desde adentro, desde sus convicciones. Todo el libro es una sutil confrontación que enseña una nueva manera de ver las cosas en estos tiempos de crisis donde la pérdida de sentido es masiva. El libro representa una nueva oportunidad para seguir con el desarrollo de la vida y su plenitud representada en armonía.

 
2. Usted empieza su texto con un fragmento titulado “Precaución”, en donde alerta al lector que trate e interprete el libro como una lectura hipotética. ¿Con qué intención añade este preámbulo?
La nota de precaución está en todos mis libros porque las materias que trato involucran la sensibilidad humana, sus creencias o tradiciones. Es mejor alertar para no tomar por sorpresa al curioso lector. Además, les invito siempre a caminar en la obligada cuerda floja de las creencias culturales, las cuales tienen que actualizarse porque la humanidad camina hacia una nueva dimensión de la consciencia.

 
3. Alerta a sus lectores que tomen su texto como una lectura hipotética porque trata materias que involucran la sensibilidad, creencias o tradiciones de nuestra sociedad. ¿Cómo ve usted hoy en día la sociedad?
La sociedad en general es una realidad lamentable por sus grandes desequilibrios. Vivimos en una sociedad desquiciada y enferma que parece caminar hacia su propia autodestrucción. Una sociedad que se mira en el espejo y no se ve por las muchas fantasías estériles que carga en su cabeza, que es víctima de sus propios inventos, una sociedad primitiva que está en pleno derroche y con un inmenso potencial cerebral que aún no puede manejar eficientemente. Una sociedad que está sometida a recorrer los linderos de su rústico caminar y su experimentación desenfrenada en lo que llama sus ciencias, que son apenas atisbos minúsculos de la enorme realidad que la contiene a ella, su mundo y al cosmos.

 
4. Ante estos tiempos de crisis que sufre la sociedad, usted apuesta por nuevas maneras de reflexión. De todo ello habla en su libro minuciosamente.
El mundo está en crisis y lo estará siempre justamente porque está en evolución, todo lo existente está sujeto a cambios circunstanciales de la interrelación de lo existente. Las viejas fórmulas meditadoras ya no dan respuestas a las exigencias o vacíos existenciales de los nuevos tiempos, ahora hace falta implementar nuevos maneras de reflexión. Hace falta desprenderse definitivamente de las fantasías que los humanos hemos cargado por milenios, urge una mirada más nítida a la compleja realidad que nos contiene. Es importante que la humanidad se encuentre y se descubra en su diversidad mediante una auténtica y eficaz meditación.

 
5. ¿Para quién escribió este libro? ¿Qué tipo de lectores cree que van a aproximarse a De la nada a la esperanza?
Este libro es para la humanidad en general, pero principalmente es para los jóvenes rebeldes que sueñan con una nueva sociedad, entendiendo por juventud ese estado anímico que nos hace mirar con optimismo el devenir del ser humano. Todo aquel que aspire a la plenitud debe sentirse atraído por estos temas y cuestionamientos existenciales.

 
6. Usted se define como existencialista, es decir, el centro de su pensamiento es el ser humano. ¿Qué es para usted ser existencialista?
Todo ser humano es existencialista por naturaleza, solo que unos nos demoramos más en ello y porque la herencia filosófica, antropológica, teológica, cultural… de nuestros antepasados no nos termina de convencer por completo. El existencialista es un rebelde por designio natural, nadie elige ser existencialista. La naturaleza es la que manda. Sin existencialistas el mundo y la evolución estarían estancados.

 
7. Como existencialista, ¿qué concepción tiene usted del ser humano en la actualidad? ¿Qué es hoy en día el ser humano?
El ser humano de la actualidad es el producto de los aciertos y desaciertos de sus distintas realidades históricas. En cierta medida es la víctima de sus propios inventos, pero sobre todo es el agente transformador del mundo y su guía temporal. La naturaleza tiene demasiada esperanza en nosotros y quizá su única oportunidad para lograr su cometido. Por eso es importante trabajar en el acrecentamiento de la consciencia humana. El ser humano, a pesar de todo, representa la esperanza.

 
8. En su libro De la nada a la esperanza habla de forma tendida del vacío del hombre. ¿Qué es lo que provoca este vacío? ¿Cómo puede el ser humano lograr llenarlo?
Los vacíos siempre existirán, sin estos la humanidad no puede superar los obstáculos del presente o el devenir. El vacío es el reto y la constatación de que todo está a medias, el que anuncia un futuro formidable. Es el gran indicativo de que la humanidad está en pañales. Por eso yo digo: ¡Ay de aquel que llene sus vacíos con basura, llámese dinero, cosas, vicios, apegos…! La humanidad tiene tantos vacíos porque sus fórmulas educativas han caducado, al igual que los conceptos heredados. La meta humana no es llenar los vacíos, sino evitar su formación y así avanzar hacia un estado superior. Este estado llega cuando se alcanza la lozanía.

 
9. Uno de estos vacíos, del cual habla en De la nada a la esperanza, es el vacío que provoca el materialismo (el tener o no tener bienes materiales). ¿Qué opinión tiene sobre este tema en particular?
Este vacío tiene su origen en la sociedad del consumo, cuyo padre son los medios de comunicación, en particular la televisión e internet. Todo esto no es sino una etapa burda del camino a la consciencia, es donde el despiste humano se hace más evidente. Es el ser pretendiendo llenar sus vacíos con simples cosas, el ser inconsciente prestándose para un derroche de locura que beneficia a unos vulgares oportunistas también inconscientes, empresarios de todo tipo. En cierta forma, el materialismo es una etapa necesaria para cualificar la consciencia humana. Por el materialismo se distingue a los conscientes de los inconscientes, los primitivos de los evolucionados. Debemos tener muy en cuenta que muchas prácticas o tendencias meditadoras también hacen parte del paquete de oferta de esa danza demoníaca llamada consumismo. Hay muchos gurús y falsos maestros al servicio del capitalismo. Para qué nombrarlos si todo el mundo los conoce gracias a los medios masivos de incomunicación social.

 
10. Otro tema a debatir y que causa mucha controversia es el de la religión. ¿Qué ha provocado la religión al ser humano a lo largo de los años?
La religión es una etapa temporal en el camino a la consciencia, es un banco de respuestas provisionales mientras madura la consciencia. La época en la que estamos representa en sí el concluir de esta etapa, por eso las crisis de la religión se han agudizado, porque todas las religiones están en el ocaso. La consciencia humana está en mutación, pero para esa mutación el shock mayor de las guerras es inevitable, porque es producto de la inconsciencia y de las propuestas filosóficas provisionales de una humanidad primitiva que aún tiene muchos adeptos fervorosos y fanáticos. Eso es normal e irónicamente respetable. Además, debemos comprender que cambiar duele, todo parto es doloroso. La esperanza es que la nueva humanidad ya asoma su cabeza después del enorme caos que hemos vivido. Y la nueva humanidad surge porque tiene nuevas tareas por resolver y nuevos tiempos por enfrentar astutamente, conscientemente.

 
11. Para finalizar con la entrevista, en la sinopsis usted define su libro como “la historia del mundo desde la mirada de la Ciencia Existencial. ¿En qué consiste la ciencia existencial?
Es una dinámica de constatación donde la meditación juega un papel muy importante, ya que la meta es esclarecer mediante el método científico esas dudas o cargas mentales que no nos dejan avanzar hacia la consciencia. La Ciencia Existencial desmenuza a fondo las proposiciones de fe, espíritu, alma, ánima, dios… y exprime la sustancia o lo que quede de ellas para incorporarlas al repertorio humano de la naciente humanidad. La Ciencia Existencial es una etapa de clarividencia donde el instinto y la intuición muestran lo que en la inconciencia no podíamos ver y entender. Cada resultado depende de la calidad de la persona que practica estos ejercicios. La Ciencia Existencial es un examen arduo a lo que queda de nuestro historial psicológico, antropológico, científico. También tiene nuevos retos como el reaprender a pensar, por ejemplo.

 
Eso es todo. Muchas gracias por preguntar esas cosas que siempre he querido contar y que son el motivo de mi existencia.

 

Puedes leer más sobre el libro De la nada a la esperanza aquí

 


¿Estás pensando en publicar tu libro?

Resumen
Fecha
Título
José Marcelino: "El mundo está en crisis y lo estará siempre"
Valoración
51star1star1star1star1star
Loading Facebook Comments ...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *