Cómo elegir un buen título para tu libro

¿En qué os fijáis cuando compráis un libro? No hay una respuesta correcta a esta pregunta. Los hay que se fijan en la imagen de portada, los que miran el número de páginas, los que se dejan inspirar por el olor. En el mundo digital, hay lectores que se dejan seducir por comentarios o reseñas, otros que eligen un libro según el autor, y otros (la mayoría), que se enamoran de un libro según su título. Hoy, queremos proponeros una serie de consejos para que vosotros, autores expertos, noveles, independientes, podáis elegir un título eficaz para vuestro libro.

A lo largo de la historia de la literatura, ha habido títulos realmente buenos, de los que todo el mundo se acuerda, y otros absolutamente horrorosos, de los que todo el mundo se acuerda también. Cuando estés delante de la pantalla, comiéndote la cabeza al pensar en el título de tu libro, acuérdate de esto:

  1. Tu título no tiene porqué resumir tu libro. No es necesario, y te ahorrarás un montón de dolores de cabeza. Piensa en el título del último libro que has leído. ¿Realmente resumía la historia? El Alquimista es un ejemplo. El Principito es otro, así como Hannibal, 1984, La Naranja Mecánica, El Idiota… Estos títulos no solamente no resumen el argumento del libro, sino que a veces incluso despistan.
  2. Que sea único. Piensa que comprar un libro en digital no es lo mismo que comprar un libro en una librería. Los lectores digitales pueden encontrar tu libro buscándolo por nombre del autor, por anuncios, post de redes sociales etc, pero también lo buscan por su título. Es el caso de un amigo que te comenta de un libro muy bueno que ha leído. Cuando vas a buscarlo en Google, te aparecen decenas de resultados parecidos. Por ejemplo, imagina que alguien te haya aconsejado leer La Sombra del Viento, de Carlos Ruiz Zafón. Vuelves a casa, empiezas a buscar por Google, pero solo te acuerdas de que te suena Sombra. Tecleas, y te salen muchos resultados distintos.
  3. Esto nos lleva al tercer consejo: que sea sencillo de recordar. Nada de rodeos, palabras complicadas, frases muy largas. Se trata de impactar a tus potenciales lectores,  no de espantarlos.
  4. Una buena solución es optar por un nombre, por lo general él del protagonista. Ana Karenina, Emma, Fausto, Oliver Twist… sólo son algunos títulos de libros memorables, que todo el mundo conoce y que llevan cómo título el nombre de su personaje.
  5. Otra opción es utilizar una palabra. Que sea contundente, fuerte, que de pistas sobre el argumento (o no), la gran ventaja de esta elección es que será muy fácil recordar el título de vuestro libro. Dará fuerza al texto y probablemente impactará a los lectores. Un ejemplo podría ser Persuasión, de Jane Austen.
  6. Acerca del cómo elegir, cuando tenemos muchas ideas, el consejo es hacer listas. Incluir cualquier idea que se nos pase por la cabeza nos ayudará a generar nuevas combinación. Volviendo a leer todo, seguramente algunas ideas que nos parecían geniales al principio, ahora nos resultarán horrorosas, y otras nos parecerán buenas. La clave para que este truco funcione es escribir la lista y dejarla encerrada en un cajón (o en una carpeta del ordenador) durante algunos días.
  7. Un buen truco, sugerido por Literautas, es la técnica del contraste. Utilizar en un título dos conceptos que parecen opuestos ayudará a que los lectores se acuerden de ello. El ejemplo que ponen en este blog es Cuando Hitler robó el conejo rosa, de Judith Kerr.

Y vosotros, ¿cómo trabajáis para elegir un buen título para vuestro libro?


¿Estás pensando en publicar tu libro?


 

Loading Facebook Comments ...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *