El hombre que podía curar

El hombre que podía curar: “¿Merece el mundo a alguien que lo sane?”

Mariela Miño (1976, Chile) es la autora de la novela El hombre que podía curar. Apasionada de la lectura desde bien pequeña, finalmente decide escribir su primer libro, el cual surge de su propia voz interior. Una historia que refleja el recorrido de un hombre extraordinario en busca de su lugar y propósito en el mundo.

  • Lo primero que llama la atención de un libro es el título, el suyo se llama El hombre que podía curar, título que describe perfectamente al personaje principal, Gabriel Saldana. ¿Qué nos puede contar sobre el protagonista?

Gabriel es un joven norteamericano que nace con un don especial: puede curar con sólo tocar a alguien. Escogí este título porque el libro trata justamente sobre él, sobre su camino para descubrirse a sí mismo y su propósito en el mundo. Digámoslo así: él es un humano con un don divino y debe aprender a vivir con ello.

  • Aunque el don de Gabriel es extraordinario, tiene una limitación, la cual no revelaremos en esta entrevista. Pero, ¿puede decirnos por qué? ¿A qué es debido esa limitación?

Gabriel había de tener una limitación, forma parte de su autodescubrimiento y del descubrimiento de su don. Esta limitación se va desarrollando a lo largo del libro, será uno de los puntos importantes en su historia.

  • Y esta es la historia de Gabriel. En la biografía de su ficha del libro, nos cuenta que su novela surgió a raíz de una motivación interior que tuvo durante años, que partió de su propia voz interior. ¿Puede explicar a los lectores qué le motivó a llevar a cabo este proyecto?

Siempre me ha gustado esta parte de la literatura, la escritura. Desde pequeña. Aunque en mis estudios me decanté por la medicina, siempre tuve la motivación de escribir. Podríamos decir que, hace relativamente poco, mi voz interior empezó a mandarme señales sobre esta historia, la idea de este libro se armó en mi cabeza. Me di cuenta que aquel era el momento para empezar a escribir la historia de Gabriel.

  • Comenta que hace poco que empezó a escribir El hombre que podía curar. ¿Cuánto hace que empezó a escribir su libro?

Tardé un poco más de dos años en transcribir lo que tenía dentro de mi cabeza, ya que tuve que documentarme mucho para escribir este libro. Pero terminé mi proyecto, y me gustó. Me gustó mucho. Fue una gran experiencia.

  • Entonces, lo que le llevó más tiempo fue la documentación para su escritura. Gabriel realiza un trayecto, un viaje que le lleva por distintos países en pos de descubrirse a sí mismo. Cada país y cada momento tiene su historia, ¿usted tuvo que documentarse sobre esto?

Sí. Sobre todo tuve que documentarme mucho sobre Sudáfrica en el tiempo del Apartheid, porque cuando pasó todo esto yo tenía como quince años. Para escribir esta parte de la historia, tuve que ver muchos documentales, informarme… Afortunadamente, ahora con la tecnología es mucho más fácil.

  • El viaje de Gabriel le lleva a lugares como Colombia, México y Suráfrica. ¿Por qué estos países?

Quería que Suráfrica fuera el país central, el que más peso tuviera dentro de El hombre que podía curar, ya que es un país que necesita ayuda humanitaria, ayuda que podría brindar Gabriel. De Colombia me atrajo el momento de las Guerrillas, de la Guerra Fría. Ahí se encuentra con un pensamiento muy distinto al suyo.

  • ¿Y México? ¿Qué es lo que le empujó a sacar México en su libro?

Está cerca de Estados Unidos. No voy a adelantar nada, pero Gabriel tiene que huir de su país y México será su refugio.

  • Sobre todo Colombia y Suráfrica marcarán un antes y un después en la vida de Gabriel. Ahí es donde vive experiencias únicas. También donde choca con la ambición humana, un tema que, a mi parecer, está a lo largo de su libro.

El personaje de Gabriel, además de poseer este extraordinario don, es noble, bondadoso, altruista. Tiene un alto sentido ético y humano. Quise contrastarlo con esta otra parte del ser humano: la parte ambiciosa. Así se crea ese conflicto interior: él tiene un don para sanar al mundo, pero ¿merece el mundo que alguien lo sane?

  • Justamente, la pregunta fundamental de su libro es: ¿el mundo está preparado para tener a alguien como Gabriel? Podríamos decir que su libro trata de responder esta cuestión. ¿Qué le supuso a usted, a nivel personal, escribir El hombre que podía curar?

A nivel personal, representa concretar algo que siempre quise hacer. Al escribirlo, me descubrí a mí misma. Entonces, le tengo harto cariño a este libro.

  • Para finalizar esta entrevista, ¿qué próximos proyectos tiene en mente? ¿Puede avanzar algo?

Sí, realmente ya tengo otro proyecto en mente. Girará en torno a la evolución de la mujer en la historia. Me llamó la atención lo referente a la misoginia. Actualmente, y por desgracia, se escucha mucho este tema. Entonces, mi nueva novela irá sobre esto.

Libro El hombre que podía curar, de Mariela Miño. ¿Merece el mundo a alguien como él? Clic para tuitear

Encuentra el libro El hombre que podía curar aquí

Artículo del libro aquí


¿Estás pensando en publicar tu libro?

 

 

Resumen
Fecha
Título
El hombre que podía curar: “¿merece el mundo que alguien que lo sane?”
Valoración
51star1star1star1star1star
Loading Facebook Comments ...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *