El crowdfunding (I): ventajas para los autores independientes

El principal obstáculo con el que se encuentra un autor a la hora de auto publicar su libro, ya sea en papel o en formato ebook, es sin duda alguna el de su financiación. Por ello, en este articulo voy a explicar cómo los autores independientes pueden utilizar el crowdfunding para auto publicar su libro.

El crowdfunding, del inglés crowd (multitud) y funding (financiación) –también llamado micromecenazgo en castellano– es la financiación de proyectos mediante las aportaciones de muchas personas que, a cambio, reciben productos, servicios o experiencias.

Sus orígenes modernos se remontan a 2001, cuando nació la web ArtistShare. Posteriormente fueron apareciendo Pledgie (2006), Sellaband (2006), IndieGoGo (2008), GiveForward (2008), Kickstarter (2009), RocketHub (2009), Fundly (2009), GoFundMe (2010), Appsplit (2010), Microventures (2010) y Fundageek en 2011, entre otras. En España el fenómeno ha tardado más en llegar y en 2010 aparecieron plataformas como Lánzanos o Verkami.

El concepto que hay detrás es muy antiguo: realizar una cuestación para recaudar fondos entre un determinado colectivo para llevar a cabo un proyecto. Las actuales recogidas de ropa y alimentos para los más necesitados, los sorteos navideños para financiar viajes de fin de curso son dos buenos ejemplos. Un caso célebre fue la construcción de la Estatua de la Libertad en el siglo XIX gracias a las pequeñas donaciones de 125.000 particulares.

El crowdfunding ofrece una oportunidad competitiva a los autores independientes, una herramienta con la que compensar la inicial desventaja de recursos ante editoriales profesionales.

Estos son los valores que el crowdfunding aporta al autor independiente:

– Construcción de un público propio. Para llevar a cabo una campaña de crowdfunding es necesario que quien propone –el autor– y quien dispone –el público- se conozcan. La plataforma, en este caso, es un intermediario operativo, un facilitador. Cuando el proyecto tiene éxito el autor accede a todos los datos que necesita para tratar con el que ya es su cliente. Esos datos son los que el cliente ha facilitado a la plataforma cuando se ha dado de alta. La relación que el autor y sus lectores establezcan a partir de entonces es perfectamente legítima.

– Financiación anticipada. El espíritu original de las nuevas herramientas de crowdfunding fue ofrecer financiación a aquellos que no la encontraban en los bancos o no disponían del dinero. Es una forma muy segura de operar: si no tengo éxito en mi recaudación de fondos tampoco tengo por qué poner en marcha proyecto alguno y lo único que habré perdido es tiempo.

– Financiación a medida. Puedo pedir lo que necesite, ya sea para cubrir el 100% del proyecto, ya sea para cubrir sólo una parte.

– Banco de pruebas. Como fracasar no tiene penalización económica puedo tomarme mi primera experiencia de crowdfunding para experimentar. No se trata de proponer nada descabellado ni de pedir la luna, se trata de perderle el miedo a la herramienta. Algunas plataformas, como Lánzanos, no permiten empezar a recaudar dinero hasta que el proyecto no ha pasado por lo que ellos llaman “La Caja”, un lugar en el que todo proyecto candidato debe recabar 100 votos, momento en el que pasa a fase de financiación. Mientras está en “La Caja” el proyecto se puede modificar tanto como se quiera. Si uno participa por segunda vez en Lánzanos, ya no es necesario entrar en “La Caja”. En Verkami, por el contrario, no hay esa fase y todos los proyectos pasan a fase de financiación directamente.

– Encuentro con profesionales. Al proponer de forma transparente nuestro proyecto, es habitual que un proveedor se ponga en contacto con el autor para hacerle una oferta. Cuantos más datos ofrezcamos mejor; por ejemplo, si nosotros hemos previsto determinada cantidad en concepto de impresión y encuadernación, puede que aparezca un impresor que nos ofrezca un precio más competitivo.

– Mayor independencia. Finalmente, si uno consigue financiarse, total o parcialmente mediante crowdfunding, habrá alcanzado un grado apreciable de independencia económica y operativa. Económica porque confiará mucho más en llevar a buen puerto sus proyectos con una exposición al riesgo mucho menor. Operativa porque, en grado variable, habrá construido una base de datos con sus lectores que podrá utilizar en caso de publicar otros libros. Podrá, en suma, establecer una relación personal con sus lectores y fidelizarlos.

Verkami: ejemplo de Crowdfunding

Verkami nace en 2010 en la ciudad catalana de Mataró a partir de la iniciativa de un padre y dos hijos: Joan, Adrià y Jonàs Sala, un biólogo, un historiador de arte y un físico. Verkami es un neologismo en Esperanto –de las palabras Verk (trabajo) y Ami (amar)- que significa “amante de la creación”.

La intención de la plataforma es poner en contacto a creadores con su público. La estructura y el funcionamiento es de gran sencillez y cumple con lo expuesto hasta ahora. Como puntos fuertes podemos destacar:

– Funcionamiento sencillo: es una de las plataformas de funcionamiento más sencillo, racional y amigable, porque va a lo esencial.

– Buena usabilidad: el grafismo es sobrio y la experiencia de usuario está bastante bien estudiada. Está orientada al recién llegado que ni siquiera sabe, todavía, qué es el crowdfunding.

– Ayuda en la estructuración del proyecto: los requisitos que exige para de dar de alta un proyecto son de gran ayuda para que, al final, la información que se muestre de él sea la mínima necesaria pero la máxima disponible. Fomentan el enriquecimiento del proyecto con tantas imágenes, vídeos y material suplementario se quiera añadir.

– Transparencia en la financiación: en eso es casi como todas las demás de su tipo, sólo se embolsa el 5% de los proyectos finalizados con éxito más un mínimo porcentaje de gastos de facturación bancaria o mediante PayPal.

– Transparencia en la comunicación: facilita al máximo el contacto entre los autores independientes con los mecenas, es decir, los lectores potenciales.

– Supervisión y asesoramiento: al revisar todos los proyectos aspirantes ejercen la doble función de supervisión pero también de asesoramiento. Por ejemplo, si uno no tiene muy claro el escalado de precios a proponer, ellos te asesoran.

– Límite de 40 días: lo que aparentemente podría parecer una limitación es en realidad una ventaja que a largo plazo dará sus frutos, pues atiende a la competencia entre proyectos y establece un varemos nivelador entre ellas.

Verkami ofrece algunas cifras interesantes (cifras actuales si no se indica lo contrario):

  • 2.482 proyectos financiados (desde 2010)
  • Más de 750 proyectos de libros
  • 69,31% de éxito en total
  • 72,4% de éxito en proyectos de libros (abril 2014)
  • 317.688 contribuciones totales (de un total de 250.000 mecenas a finales de 2013)
  • 30.957 usuarios han contribuido más de una vez
  • 38,66€ de media, por contribución
  • 34,3€ de media, por contribución en libros (abril 2014)
  • 153 proyectos en marcha
  • 12,16 millones de euros recaudados hasta ahora (2,5 de los cuales en los últimos seis meses)


¿Estás pensando en publicar tu libro?


Loading Facebook Comments ...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *