cómo escribir diálogos

Cómo escribir diálogos correctamente

Una de las dudas con las que se encuentra un autor es cómo escribir diálogos de forma correcta. En esta nueva entrada del blog te vamos a explicar las normas del diálogo para que las apliques a tu novela y tus diálogos queden perfectos.

Empecemos por el principio. Muchas veces recurrimos a iniciar el diálogo con el símbolo erróneo, el guion corto medio (-). El verdadero símbolo del diálogo es la raya (−), tal y como vemos en muchos de los libros que leemos y en este artículo de la RAE. Veámoslo con ejemplos:

−Hola, Juan. ¿Cómo estás?

Como veis, la raya abre el diálogo pero nunca lo cierra, a no ser que se introduzca una acotación del narrador. Esta acotación sólo se cierra con la raya si el diálogo de nuestro personaje continúa:

−Hola, Juan. ¿Cómo estás? –dijo Pedro saludándole con la mano−. ¿Todo bien?

Este apunte es importante para saber cómo escribir diálogos de forma correcta. Ahora, pasaremos a ver las reglas ortográficas de la acotación del narrador.

Cuando el comentario del autor va introducido por un verbo dicendi (son los llamados “verbos de habla”: decir, responder, gritar, replicar, contestar, preguntar…) o por un verbo de pensamiento, empieza en minúscula:

−Hola, Juan. ¿Cómo estás? –dijo Pedro saludándole con la mano.

−Sabes a lo que me refiero –respondió Pedro.

Con este tipo de verbos el diálogo del personaje no se cierra con un signo de puntuación, a no ser que sea una interrogación o una exclamación. El cierre del diálogo se coloca tras la acotación del narrador, tal y como podemos ver en el siguiente ejemplo:

−Estoy bien, no te preocupes –respondió con una sonrisa−. ¿Tú cómo estás?

En cambio, cuando la acotación del narrador no es un verbo de habla ni de pensamiento, esta empieza en mayúscula y el diálogo del personaje se cierra con el signo de puntuación.

−Hola, Juan. Te estaba esperando. –Cerró la puerta tras de sí.

Ahora ya sabes cómo escribir diálogos, pero te dejo unas notas a tener en cuenta:

  • Las rayas que preceden o cierran la acotación del narrador van pegadas al comentario:

−Estoy bien, no te preocupes –respondió con una sonrisa−. ¿Tú cómo estás?

  • Las interrogaciones y las exclamaciones cierran siempre el diálogo, aunque vaya seguido de un verbo de habla o de pensamiento:

−¿Cómo está Pedro? −preguntó Samuel.

  • Igual pasa con los tres puntos, que siempre aparecen antes del comentario del autor:

−Tú no sabes nada sobre mí… −comentó Ignacio−. No puedes decirme nada.

  • Cuando el comentario del narrador necesita dos puntos, estos sustituyen al signo de puntuación del cierre del diálogo. Veamos el ejemplo:

−Tú no sabes nada sobre mí –sentenció Ignacio, y añadió−: No puedes decirme nada.

Estas son algunas de las normas principales para saber cómo escribir diálogos de forma correcta. Ahora que ya las conoces, ¡puedes aplicarlas a tu libro! ¿Y tú, conocías estas normas? ¿Utilizas la raya para tus diálogos?

 


¿Estás pensando en publicar tu libro?

Resumen
Fecha
Título
Cómo escribir diálogos correctamente
Valoración
51star1star1star1star1star
Loading Facebook Comments ...
2 comentarios
  1. Mariana Eguaras
    Mariana Eguaras Dice:

    Información siempre útil y para tener a mano. Creo que sería conveniente aclarar que los diálogos no van centrados. Habrá alguna persona que lo entenderá así por cómo habéis presentado los ejemplos. 😀
    (Lo digo por experiencia, que a veces me escriben preguntando cosas sobre las entradas en mi blog que no se me hubieran pasado jamás por la cabeza).

    Responder
    • Marta Anton
      Marta Anton Dice:

      ¡Muchas gracias por tu comentario, Mariana! Tienes razón, puede entenderse mal. Vamos a alinearlo todo a la izquierda para que no haya ninguna duda 🙂

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *