¿Buscas los mejores consejos para escritores  ? ✔ Aquí podrás encontrar muchos artículos para terminar tu libro, publicarlos y que salga a la luz.

cómo crear un personaje antagónico

Cómo crear un personaje antagónico

Ya sabes cómo construir el personaje principal de tu historia gracias a los consejos que te dimos en nuestro post sobre cómo crear un personaje protagonista. Ahora debes empezar a pensar en los demás personajes. Hoy te presentamos en esta nueva entrada cinco consejos sobre cómo crear un personaje antagónico

Muchos son los lectores que se sienten cautivados por los malvados de la historia, los antagonistas. Y no es para menos, ya que es uno de los personajes clave de toda historia. Por ello es importante que inviertas el mismo tiempo y esfuerzo que has empleado para tu personaje principal en crear a su archienemigo. 

El personaje antagónico, o villano, es aquel personaje que obstaculiza las metas del protagonista. Tras leer la definición podrás darte cuenta de que no siempre el villano tiene que ser un personaje de “carne y hueso”, sino que puede ser otra cosa: una inundación, un incendio, un meteorito, etc. Seguro que te vienen a la cabeza un montón de historias en las que el villano no era una persona. Por ejemplo, ¿recuerdas quién era el villano de la película Twister? El tornado.  

Sin embargo, hoy nos centraremos en los personajes villanos de “carne y hueso”. Aquí van algunos tips sobre cómo crear un personaje antagónico: 

  1. Dota de humanidad y lógica a tu villano. Aunque el antagonista que es malvado porque sí, en el que el mal corre por sus venas, resulta altamente atractivo, hoy en día el lector prefiere a aquellos villanos que tienen un motivo por el cual actuar. El malo de tu historia puede estar haciendo algo por una causa en la que cree o por algo que tiene que ver con su pasado.
  2. Adapta el villano a tu tipo de libro. El villano de tu historia no puede hacerlo absolutamente todo, ya que perdería credibilidad. Según el tipo de libro que estés escribiendo, tu malo podrá ser más o menos bruto. Si estás escribiendo un libro sobre adolescentes y tu villano es el “rebelde” de la clase, no quedará muy verosímil que asesine a sus padres, torture a un perro, queme un edificio, invoque a Satán y robe un coche. Ya me entiendes. Tu villano tiene un límite que será marcado por la historia que quieras contar. 
  3. Dótalo de rasgos únicos. Uno de los consejos más válidos que podemos darte para que sepas cómo crear un personaje antagónico es que lo dotes de rasgos únicos. Al igual que el protagonista de tu historia, él también debe destacar por encima de los demás. Cuando hable, el lector tiene que saber que es él. Así que ya sabes… ¡hazlo especial!
  4. Enfréntalo a tu personaje principal. El lector está esperando el encuentro cara a cara entre el protagonista de tu historia y el villano, ¡sírveselo! No es obligatorio que ambos personajes se encuentren solo al final de tu historia, puedes jugar a enfrentarlos varias veces en la trama.  
  5. El villano no tiene por qué perder. Esto dependerá del autor, está claro, pero queremos dejar constancia que no es una “ley escrita” que el protagonista sea el que venza a su archienemigo. ¡Eso lo decides tú! 

Ahora ya sabes cómo crear un personaje antagónico así que… ¡manos a la obra! ¿Y el tuyo, cómo será el villano de tu historia?

 


¿Tú también estás pensando en publicar un libro?

red social literaria

Literup: la primera red social literaria gamificada del mercado

Meritxell Terrón (periodista y escritora) y Jose Molina (ingeniero informático) son los fundadores de la primera red social literaria gamificada, Literup, y de la aplicación de escritura ELDE Pluma. Ambos se conocieron en un grupo de escritura, en donde Meritxell planteó la molestia que suponía no contar con una herramienta de escritura que te permitiera trabajar desde el ordenador y desde el móvil. José se puso en marcha y creó una aplicación de escritura como proyecto final de una asignatura de la carrera. Al ver que podía interesar a otros escritores, decidieron compartir con ellos su aplicación, ELDE Pluma.

ELDE Pluma es la primera herramienta profesional para escritores que permite escribir libros desde distintos dispositivos. Se trata de una herramienta sencilla e intuitiva en donde el escritor podrá crear fichas de sus personajes, escenarios, guardar notas sobre su escritura… Toda esta información se guardará en la nube, por lo que el autor podrá acceder a su contenido y seguir trabajando desde cualquier dispositivo entrando en su cuenta.

red social literaria 1

Esta aplicación estará muy pronto disponible en Google Play.

Literup es la primera red social literaria del mercado que utiliza la gamificación para motivar la escritura. En ella, el autor podrá darse de alta y elegir bando. Todos sentimos predilección por un género, por lo que el autor podrá escoger a qué género pertenecer (fantasía, ciencia ficción, terror…) y defenderlo con sus relatos para ganar puntos.

red social literaria 2

La plataforma servirá para que puedas conocer otros escritores que comparten las mismas inquietudes que tú. Podrás ganar puntos realizando cursos, participando en los eventos con tus relatos… y así subir de nivel. Los puntos que vayas ganando podrás canjearlos por cursos, libros, avatares…

Además, en esta red social literaria el autor aprenderá con los cursos de escritura creativa que podrá realizar. Los cursos son muy asequibles, ya sea mediante una cuota mensual o comprándolos por unidades. La mayor ventaja de estos cursos es que son en formato píldora, por lo que se podrá trabajar y aprender desde cualquier sitio (¡incluso esperando el bus!).

Estos cursos están divididos por nivel, oficio o género. Por lo que cuando vayas realizándolos irás desbloqueando nuevos cursos. Divertido, ¿verdad?

No os perdáis esta red social literaria.


¿Estás pensando en publicar tu libro?

crear un personaje protagonista

Cómo crear un personaje protagonista

Está claro que los personajes son un elemento muy importante de una historia. Aunque la acción esté bien desarrollada y sea interesante, si el libro no tiene unos buenos personajes la historia cojea. Hoy en esta nueva entrada del blog os damos algunas pautas a seguir para saber cómo crear un personaje protagonista.

No está de más recordar que el protagonista es aquel personaje que tiene más peso dentro de una historia. Es el eje de la acción. En una historia pueden haber uno o más protagonistas, la clave está en que construyas bien los tuyos.

Cómo crear un personaje protagonista: elementos a tener en cuenta.

  1. Motivaciones. Es muy importante que el protagonista tenga unos objetivos para cumplir, ya que es lo que, probablemente, motivará la acción. Que se presenten al principio o al final de tu historia es irrelevante, lo importante es que los objetivos estén ahí.
  2. El conflicto. Como hemos mencionado en el punto anterior, el protagonista debe tener ciertas motivaciones, pero también debe existir el conflicto: lucha por alcanzar una meta, superar un tema del pasado…
  3. Dónde, qué, cuándo, quién y cómo. Como si fueras un periodista, debes responder a ester preguntas para crear un personaje protagonista.
  4. Distinto. El protagonista (y todos los personajes del libro, realmente) deben ser diferentes entre sí. De esta forma, te asegurarás de crear un universo ficticio rico. Busca el nexo de unión (un objetivo en común, por ejemplo) o la confrontación entre varios personajes, pero no los diseñes igual.
  5. Moralidad. Para crear un personaje protagonista excelente, es importante que tenga una fuerte componente moral que defina su personalidad y sus actos.
  6. Traumas. Estamos cansados ya de ver los típicos personajes con multitud de traumas, ¿verdad? Está claro que el trauma puede dar mucho juego al protagonista, incluso motivar sus intenciones, pero te recomendamos que no sobrecargues de traumas a tu personaje principal si no quieres que el lector le coja manía.
  7. La perfección. Siguiendo lo que hemos comentado en el punto anterior, los personajes perfectos también aburren. ¿Es que hay alguien perfecto? Debes crear un personaje protagonista que tenga sus imperfecciones, como todo el mundo, para que así el lector lo vea más humano y pueda sentirse más asociado a él.
  8. Huye de los arquetipos. Tenemos unas ideas muy bien formadas en la cabeza (el detective retirado que se encuentra inmerso en un caso, por ejemplo), pero el protagonista debe ser único. No podemos partir de un arquetipo, sino nuestro libro podrá compararse a cualquier otro.
  9. Las relaciones. Un tema a tener en cuenta es las relaciones que tendrá tu protagonista (amigos, familiares, parejas…). Debes trabajar bien estas relaciones para que el personaje principal de tu historia esté completo.
  10. El conflicto interno. Esta no es una pauta obligatoria a seguir, pero causa mucho interés y enriquece al personaje. Un protagonista que tiene conflictos internos, que está lleno de contradicciones, es un protagonista atractivo. Es difícil crear un personaje protagonista con conflictos internos, ya que debe estar bien trabajado y definido, pero si lo logras ¡darás en el clavo!

Esperamos que estas diez pautas os ayuden a crear buenos personajes principales. Ten en cuenta que tu historia girará en torno a él, piensa y estructura bien cómo vas a diseñarlo para que tu lector se enamore de él.

¡Ojo! Último consejo: tómate tu tiempo para escoger el nombre.

Cuéntanos, ¿cómo es tu protagonista?


¿Estás pensando en publicar tu libro?

Tipos de diálogos

Como ya mencionamos en otro post, uno de los errores más comunes es el mal uso que se hace de los diálogos. Por ello, seguimos con esta temática en un nuevo artículo del blog. Hoy vamos a hablaros de los tipos de diálogos que existen para la escritura de un libro.

Aunque existen varios tipos de diálogos, en este post vamos a centrarnos en los más comunes: el diálogo directo y el indirecto. Vamos a ver qué diferencias existen entre ambos:

Diálogo directo: Es el que reproduce de forma literal las palabras de los personajes, es decir, hablan de forma directa en el texto. En el estilo directo, la voz de los personajes se marca con las rayas (—) y encontramos las acotaciones del narrador, las cuales nos dan más detalles sobre la conversación (qué personaje está hablando, gestos, estados…).

Ej. 

—Buenos días, Ramón —saludó Mireia mientras se acercaba a él—, ¿cómo estás?

—Estoy mucho mejor, la verdad. Muchas gracias por preguntar. —Ramón aún parecía dolido tras la pelea.

 

Diálogo indirecto: A diferencia del estilo directo, la voz de los personajes nos llega a través del narrador, que es al único que escuchamos.

Ej.

Mientras se acercaba a él, Mireia saludó a Ramón y le preguntó cómo estaba. Él, que aún parecía dolido tras la pelea, contestó que ya estaba mucho mejor.

 

Como puedes ver, ambos ejemplos dicen lo mismo, pero el estilo y lo que transmiten es totalmente distinto. Según el estilo y el ritmo que quieras dar a tu obra, deberás escoger qué estilo se adapta más a lo que quieres transmitir. Por un lado, tal y como puedes ver en el ejemplo, el diálogo directo es mucho más fluido y da más agilidad a la lectura, mientras que el estilo indirecto es un estilo mucho más lento.

Por eso existen tantos tipos de diálogos, para que puedas utilizar el que más se adecue a tu obra.

Por ejemplo, existe también el estilo indirecto libre. Aquí el personaje nos habla a través de la voz del narrador, aunque este reproduce enunciados del personaje de manera literal. Es decir, el narrador adopta la perspectiva del personaje. Igual que en el estilo indirecto, las palabras de los personajes no se marcan con ningún elemento que permita diferenciarlo del narrador, por lo que a veces resulta confuso para el lector diferenciar qué dice el personaje y qué el autor.

Ej.

Paloma había llegado ese día a su casa y se había encontrado con un ramo de flores. ¡Qué emoción! Pero, ¿de quién serían?

Aunque aquí te explicamos solo tres estilos, existen muchos tipos de diálogos (cinematográfico, teatral, de entrevista…). Y tú, autor, ¿qué estilo utilizas?


¿Estás pensando en publicar tu libro?

 

 

oficio_de_escritor

Oficio de escritor: rutinas y hábitos

El oficio de escritor es un placer pero no es un lecho de rosas. Al igual que tú, muchos escritores tienen un trabajo con el que sustentarse y no se dedican a la escritura a tiempo completo, pero sí buscan unas horas al día para concentrar toda su atención en esta tarea. Por ello, es importante imponerse rutinas diarias con las que avanzar en el trabajo.

Puede que la una de la madrugada sea la hora a la que te sientas frente al ordenador a desarrollar tu historia. O puede que lo hagas en el banco de un parque durante la pausa del almuerzo en una libreta. Sean cuales sean tus horarios de escritura o lugar de inspiración, siempre es conveniente seguir unas directrices que te faciliten el proceso creativo. Puede que tengas un talento innato, pero agradecerás seguir unos hábitos que te guíen durante la creación de tu historia.

Crea una rutina

Establece un horario con tus actividades diarias y encuentra unas horas para dedicarlas a escribir. Tanto si tu momento es por la mañana como a altas horas de la noche, deberás marcarte una franja horaria y mantenerla como una rutina diaria sin variación. Esta costumbre es sagrada en el oficio de escritor.

Encuentra tu lugar de trabajo

El comedor, la biblioteca, bajo la luz de una vela como hacía Jack Kerouac, en un hotel como Maya Angelou o usar la nevera como escritorio igual que Thomas Wolfe. Encuentra un entorno agradable que te inspire y anime a escribir y conviértelo en tu santuario de trabajo.


Deshazte de las distracciones

No dejes que nada entorpezca tu proceso creativo. Si necesitas silencio y concentración absoluta apaga la música y más vale que dejes el móvil bien lejos. Por otro lado, hay quien se concentra con ruido de fondo, como el ajetreo de una casa o una cafetería para no sentirse en la nada absoluta. La cuestión es sumergirse en ese profundo estado de concentración y no distraerse.

Escribe aunque no puedas

El bloqueo del escritor es frecuente pero no hay que esperar a que llegue la inspiración. Comienza por escribir sobre cualquier cosa y deja que tus ideas fluyan. De este modo, romperás la barrera que te impide avanzar y ejercitarás tu escritura.

Escribe, edita y reescribe

Comienza a escribir y deja fluir tus ideas sin seguir un patrón. Seguramente escribirás cosas de las que te desharás, pero habrá otras que te sorprendan y den forma a tu historia por sí mismas.
Elige las ideas con cuidado y escribe un segundo borrador, añadiendo pinceladas con nuevos colores como si de un lienzo se tratase. Edita y reescribe las veces que haga falta hasta que la narración se vaya acercando a tu idea original. Esta es una de las claves del éxito en todo oficio de escritor.

Socializa y haz ejercicio

No te olvides de ser humano, tómate unas copas con tus amigos de vez en cuando y siéntate a cenar con tu familia. Otra forma de despejar la mente es hacer natación o salir a correr. No solo desconectarás sino que dejarás madurar tus ideas.

 


¿Estás pensando en publicar tu libro?

como-escribir-una-biografía

Cómo escribir una biografía

Para finiquitar la tarea de escribir y publicar un libro, además de incluir una sinopsis, es importante escribir la biografía del autor. Al lector le interesa conocer quién es la persona que hay detrás del libro y saber un poco sobre su vida más allá del nombre y apellido. Esto estrecha la relación autor-lector. Redactar una biografía puede ser más complicado de lo que parece, y la mayoría de autores de autopublicación deben enfrentarse a esta tarea por sí solos. Por ello, y para facilitarles un poco la tarea, hoy os traemos algunos consejos sobre cómo escribir una biografía.

¿Qué podemos contar?

Una biografía consiste en escribir algo sobre uno mismo, pero es normal bloquearse y no saber qué explicar. No tienes que contar toda tu vida, pero sí algo que ayude al lector a hacerse una idea sobre ti y conocerte un poco más.

Comienza por tu nombre para que sepamos sobre quién estamos leyendo. Puedes continuar por contar tu lugar de procedencia, qué estudiaste, a qué te dedicas y dónde vives. Estos datos formarán una primera impresión sobre la figura del autor.

Siempre es conveniente humanizar la biografía y dejar entrever parte de tu personalidad. Esto se consigue contando cuáles son tus aficiones o qué haces en tu tiempo libre. A continuación te damos un ejemplo:

“Carlos nació en México en el seno de una familia de empresarios. Su lado creativo lo adoptó de su abuelo, el cual le compró sus primeros libros y le enseñó a pintar. Tras licenciarse en Ciencias de la Economía, se volcó en su verdadera vocación: escribir historias de terror. Actualmente vive en Buenos Aires con su mujer e hijos, con quienes pasa los domingos de paseo en bicicleta.
”

Te habrás fijado que la biografía está escrita en tercera persona. Este es un detalle importante para darle un toque de objetividad y dar la sensación de que no es el autor mismo el que ha escrito el texto.

¿Cómo estructuramos nuestra biografía?

No hay ninguna regla que determine cómo escribir una biografía. Eres libre de contar lo que quieras y en el orden que quieras. No tienes por qué redactarla en orden cronológico, pero puede ayudar a que tu biografía esté bien organizada. Lo importante es situar los aspectos claves sobre tu persona al principio y continuar con los menos relevantes. Puedes empezar por los datos personales, seguido de los profesionales y continuar con tus logros y aficiones.

No conviene aburrir al lector: deja tu excelente prosa para la novela y escribe un texto breve y sencillo. Sé conciso y cuenta aquellos detalles que puedan interesar sin profundizar demasiado en tu vida privada.

Estas son las bases de cómo escribir una biografía sencilla y completa. A medida que avances en tu carrera profesional y vivas nuevas experiencias, irás modificando tu biografía y añadiendo más información.

 


¿Estás pensando en publicar tu libro?

escribir una novela

Reto: escribir una novela en un año

Para empezar a escribir una novela solo hace falta iniciativa. ¡Adelante!

  • Inspírate. Decide qué es lo que vas a escribir. Baraja cualquier alternativa: novela, biografía, relatos cortos, etc. Hay muchas opciones.
  • Lee mucho. Toma ejemplo de los buenos libros: clásicos de la literatura, obras contemporáneas de éxito o tus libros favoritos. Pero también piensa en los libros que has leído y no te han gustado: ¿Qué les falta? ¿Por qué son aburridos? Si haces esta reflexión podrás comprender mejor las exigencias del lector y, quizás así, mejorar tu novela.
  • Trabaja en tu libro cada día. Stephen King, el maestro de la literatura de terror, da un buen consejo sobre el tiempo diario que debes dedicar para escribir una novela y ser un autor de éxito. Quizás sea solo para escritores que se dediquen exclusivamente a la tarea: “La manera en que yo trabajo consiste en intentar hacer seis páginas por día. Con un libro como End of Watch, trabajo todos los días 3 o 4 horas e intento llegar a esas seis páginas y que queden bien”(1). La rutina es muy importante. Para un escritor novel 4 horas diarias de escritura son mucho, pero es una buena idea marcarse un tiempo al día para dedicar a la escritura.
  • Nunca dejes de pensar en el título. Lo principal de una novela en términos de publicidad son el título y el nombre del escritor. Alguno de estos te tiene que llamar la atención en las librerías o webs de venta de libros electrónicos para que tenga éxito. Es bueno poner un título al empezar a escribir una novela e ir cambiándolo a medida que vas entrando en el texto. El título definitivo podrá no tener nada que ver con el inicial, pero es un buen ejercicio, ya que titular una novela es muy difícil. No descartes ninguno hasta el final por si acaso. Este taller de escritura creativa te da algunas claves.
  • Buscar un entorno donde la creatividad fluya. Crea un espacio específico y si es posible con luz natural. La música puede ayudar a la creatividad y a que la novela tenga ritmo. Escoge música clásica, es la mejor para combinar con esta tarea debido a que no tiene letra y ayuda a la concentración.
  • Respeta la gramática y ortografía. Des del principio es bueno atender tanto a la forma como al contenido. Esto te dará un plus como escritor y hará que no tengas que estar revisando constantemente el texto ya escrito. Hazlo bien a la primera. Asegúrate que al final de cada página escrita no haya ningún error ortográfico ni gramatical y que tu texto, al menos en la forma, está listo para publicar. Usa diccionarios online como la RAE o el panhispánico de dudas.
  • Usa herramientas para escritores. La herramienta yWriter de Windows te permite organizar un texto en capítulos, actos o escenas. Una herramienta de este tipo es necesaria cuando quieres gestionar una historia muy larga. Si quieres algo más avanzado y con más prestaciones échale un ojo a Scrivener, es de pago. Esta te permite organizar mucho mejor la información. Puedes crear fichas para tus personajes, notas sobre acontecimientos, etc. Así te será mucho más fácil escribir una novela con una trama compleja. Puedes descargarte aquí yWriter.
  • Apaga el televisor. Fuera distracciones que no sirvan para la creación literaria. Intenta usar tu tiempo de ocio fuera del trabajo para recibir estímulos del exterior. Quizás así tendrás la oportunidad de conocer otras materias que te sirvan de inspiración. Esta es la idea: “Tu zona de confort acabará matándote”(2).
  • Piensa algo original y atractivo si te preguntan por tu libro. ¿Alguna vez has visto un elevator pitch? Esa es la idea. Ahora que eres escritor se te puede presentar la oportunidad de conseguir un lector en cualquier sitio. Piensa una manera corta y que deje pensando a todo el mundo al que le hables de tu nuevo libro. Aquí tienes un tutorial que te explica muy rápido qué es y en qué debes hacer hincapié.
  • Publica tu libro. Publicar con Bebooknes es muy fácil. Una vez hayas terminado el libro puedes publicarlo a través de esta plataforma a partir de 90 euros. Tu libro estará publicado en 72 horas.

¿Estás pensando en publicar tu libro?

cómo escribir diálogos

Cómo escribir diálogos correctamente

Una de las dudas con las que se encuentra un autor es cómo escribir diálogos de forma correcta. En esta nueva entrada del blog te vamos a explicar las normas del diálogo para que las apliques a tu novela y tus diálogos queden perfectos.

Empecemos por el principio. Muchas veces recurrimos a iniciar el diálogo con el símbolo erróneo, el guion corto medio (-). El verdadero símbolo del diálogo es la raya (−), tal y como vemos en muchos de los libros que leemos y en este artículo de la RAE. Veámoslo con ejemplos:

−Hola, Juan. ¿Cómo estás?

Como veis, la raya abre el diálogo pero nunca lo cierra, a no ser que se introduzca una acotación del narrador. Esta acotación sólo se cierra con la raya si el diálogo de nuestro personaje continúa:

−Hola, Juan. ¿Cómo estás? –dijo Pedro saludándole con la mano−. ¿Todo bien?

Este apunte es importante para saber cómo escribir diálogos de forma correcta. Ahora, pasaremos a ver las reglas ortográficas de la acotación del narrador.

Cuando el comentario del autor va introducido por un verbo dicendi (son los llamados “verbos de habla”: decir, responder, gritar, replicar, contestar, preguntar…) o por un verbo de pensamiento, empieza en minúscula:

−Hola, Juan. ¿Cómo estás? –dijo Pedro saludándole con la mano.

−Sabes a lo que me refiero –respondió Pedro.

Con este tipo de verbos el diálogo del personaje no se cierra con un signo de puntuación, a no ser que sea una interrogación o una exclamación. El cierre del diálogo se coloca tras la acotación del narrador, tal y como podemos ver en el siguiente ejemplo:

−Estoy bien, no te preocupes –respondió con una sonrisa−. ¿Tú cómo estás?

En cambio, cuando la acotación del narrador no es un verbo de habla ni de pensamiento, esta empieza en mayúscula y el diálogo del personaje se cierra con el signo de puntuación.

−Hola, Juan. Te estaba esperando. –Cerró la puerta tras de sí.

Ahora ya sabes cómo escribir diálogos, pero te dejo unas notas a tener en cuenta:

  • Las rayas que preceden o cierran la acotación del narrador van pegadas al comentario:

−Estoy bien, no te preocupes –respondió con una sonrisa−. ¿Tú cómo estás?

  • Las interrogaciones y las exclamaciones cierran siempre el diálogo, aunque vaya seguido de un verbo de habla o de pensamiento:

−¿Cómo está Pedro? −preguntó Samuel.

  • Igual pasa con los tres puntos, que siempre aparecen antes del comentario del autor:

−Tú no sabes nada sobre mí… −comentó Ignacio−. No puedes decirme nada.

  • Cuando el comentario del narrador necesita dos puntos, estos sustituyen al signo de puntuación del cierre del diálogo. Veamos el ejemplo:

−Tú no sabes nada sobre mí –sentenció Ignacio, y añadió−: No puedes decirme nada.

Estas son algunas de las normas principales para saber cómo escribir diálogos de forma correcta. Ahora que ya las conoces, ¡puedes aplicarlas a tu libro! ¿Y tú, conocías estas normas? ¿Utilizas la raya para tus diálogos?

 


¿Estás pensando en publicar tu libro?

Escribir un libro

Escribir un libro y tener éxito: Stephen King

Stephen King es el rey de la literatura de terror. Los referentes al escribir un libro son tan importantes como el talento y no se puede empezar a escribir terror sin haber curioseado al menos alguno de los libros de este gran maestro de la narrativa. Este autor es un gran referente al que tener en cuenta, sobre todo por la concepción que él tiene de la figura del escritor. Como él mismo dice: “Los escritores se hacen, no nacen ni se crean a partir de sueños o traumas de la infancia” pero advierte que “convertirse en escritor es el resultado directo de una decisión consciente”, dejando a un lado el talento y desarrollando el trabajo con “un montón de estudio y trabajo duro”.

Leer más

escribir un libro

Cómo escribir un libro de terror y no morir en el intento

Para escribir un libro se necesita imaginación. Y si te decantas por el terror, mucho más. Si quieres lanzarte pero no sabes cómo, aquí tienes 10 consejos para dominar el género.

Leer más