cómo crear un personaje antagónico

Cómo crear un personaje antagónico

Ya sabes cómo construir el personaje principal de tu historia gracias a los consejos que te dimos en nuestro post sobre cómo crear un personaje protagonista. Ahora debes empezar a pensar en los demás personajes. Hoy te presentamos en esta nueva entrada cinco consejos sobre cómo crear un personaje antagónico

Muchos son los lectores que se sienten cautivados por los malvados de la historia, los antagonistas. Y no es para menos, ya que es uno de los personajes clave de toda historia. Por ello es importante que inviertas el mismo tiempo y esfuerzo que has empleado para tu personaje principal en crear a su archienemigo. 

El personaje antagónico, o villano, es aquel personaje que obstaculiza las metas del protagonista. Tras leer la definición podrás darte cuenta de que no siempre el villano tiene que ser un personaje de “carne y hueso”, sino que puede ser otra cosa: una inundación, un incendio, un meteorito, etc. Seguro que te vienen a la cabeza un montón de historias en las que el villano no era una persona. Por ejemplo, ¿recuerdas quién era el villano de la película Twister? El tornado.  

Sin embargo, hoy nos centraremos en los personajes villanos de “carne y hueso”. Aquí van algunos tips sobre cómo crear un personaje antagónico: 

  1. Dota de humanidad y lógica a tu villano. Aunque el antagonista que es malvado porque sí, en el que el mal corre por sus venas, resulta altamente atractivo, hoy en día el lector prefiere a aquellos villanos que tienen un motivo por el cual actuar. El malo de tu historia puede estar haciendo algo por una causa en la que cree o por algo que tiene que ver con su pasado.
  2. Adapta el villano a tu tipo de libro. El villano de tu historia no puede hacerlo absolutamente todo, ya que perdería credibilidad. Según el tipo de libro que estés escribiendo, tu malo podrá ser más o menos bruto. Si estás escribiendo un libro sobre adolescentes y tu villano es el “rebelde” de la clase, no quedará muy verosímil que asesine a sus padres, torture a un perro, queme un edificio, invoque a Satán y robe un coche. Ya me entiendes. Tu villano tiene un límite que será marcado por la historia que quieras contar. 
  3. Dótalo de rasgos únicos. Uno de los consejos más válidos que podemos darte para que sepas cómo crear un personaje antagónico es que lo dotes de rasgos únicos. Al igual que el protagonista de tu historia, él también debe destacar por encima de los demás. Cuando hable, el lector tiene que saber que es él. Así que ya sabes… ¡hazlo especial!
  4. Enfréntalo a tu personaje principal. El lector está esperando el encuentro cara a cara entre el protagonista de tu historia y el villano, ¡sírveselo! No es obligatorio que ambos personajes se encuentren solo al final de tu historia, puedes jugar a enfrentarlos varias veces en la trama.  
  5. El villano no tiene por qué perder. Esto dependerá del autor, está claro, pero queremos dejar constancia que no es una “ley escrita” que el protagonista sea el que venza a su archienemigo. ¡Eso lo decides tú! 

Ahora ya sabes cómo crear un personaje antagónico así que… ¡manos a la obra! ¿Y el tuyo, cómo será el villano de tu historia?

 


¿Tú también estás pensando en publicar un libro?